Historias de la STRADE BIANCHE – Ciclismo del bueno.

Historias de la STRADE BIANCHE – Ciclismo del bueno. con Ciclistas épicos





Fuente: Canal Youtube Ciclistas épicos: Historias de la STRADE BIANCHE – Ciclismo del bueno.

Video Historias de la STRADE BIANCHE – Ciclismo del bueno. con Ciclistas épicos




Video Historias de la STRADE BIANCHE – Ciclismo del bueno. del Canal de Youtube Ciclistas épicos.


Historias del ciclismo hoy en Ciclistas épicos.

Historias de la STRADE BIANCHE – Ciclismo del bueno.



Las carreteras blancas de tierra son el escenario perfecto para los mejores ciclistas del mundo, que recorren más de 200 km por la hermosa Toscana italiana. Este desafiante recorrido atraviesa caminos de tierra para finalizar en las calles abarrotadas de Siena, una ciudad turística reconocida por su belleza y encanto. La Strade Bianche es posiblemente la carrera ciclista que ha ganado más prestigio en un corto período de tiempo. A pesar de no contar con la historia ni la magia de los grandes escenarios de la Ruta del Sol o de Flandes, el atractivo de los 200 km por la toscana italiana la hacen destacar entre las competiciones de ciclismo.

Una durísima subida a la Piazza del Campo en Siena, uno de los lugares más turísticos del mundo y sus más de 50 kilómetros de esterrato, hacen de la prueba italiana una de las más codiciadas por los mejores ciclistas del mundo. La carrea tiene sus particularidades, ya que no es tan larga como un monumento, pero los más de 50 kilómetros por caminos de tierra la convierten en una prueba extremadamente exigente para los competidores. Inspirada en la París-Roubaix y el Tour de Flandes, la Strade Bianche se celebra desde 2008 en el primer sábado de marzo, una semana después del fin de semana inaugural belga y pocos días antes de la celebración de la Tirreno-Adriático y la Milán-San Remo.

Los caminos de tierra blanca, que le dan nombre a la competición, son el elemento característico de la carrera, creando un entorno distinto y de una belleza inusual, pero también de una dureza descomunal. Traducido literalmente como «caminos blancos», 63 de los 184 kilómetros de la prueba se disputan sobre este terreno en 11 tramos. Algunos de los tramos tienen pendientes del 10%, lo que añade un grado adicional de dificultad a la competición. Además, la prueba también esconde cotas exigentes para los corredores, como el segundo tramo en Bagnaia, que cuenta con rampas del 10%, y la subida de 4 km de Montalcino a 66 de Meta.

Sin embargo, es la zona final del recorrido donde se esconden las principales rampas, con tramos de esterrato de Cole Pinsuto al 15% y Tolfe al 18%, todo ello antes del muro de Santa Caterina en la ciudad de Siena. Estos desafíos hacen que la Strade Bianche sea una de las competiciones de ciclismo más exigentes y emocionantes del mundo. La belleza de los paisajes y el ambiente espectacular que se respira durante toda la prueba hacen de la Strade Bianche una carrera única.

Desde 2007, la Strade Bianche ha sido ganada por grandes corredores, como Philippe Gilbert, Michał Kwiatkowski y Philippe Gilbert en dos ocasiones. Sin embargo, es el suizo Fabián Cancellara quien destaca como el rey de la Strade Bianche. Cancellara ha logrado imponerse en dos ocasiones, destacando por encima de todos los demás ganadores. Sus hazañas han dado aún más prestigio a una carrera ya muy codiciada, convirtiéndola en un evento de gran relevancia en el mundo del ciclismo.

Las últimas ediciones de la Strade Bianche han sido espectaculares, con emocionantes exhibiciones de habilidades y resistencia por parte de los ciclistas. En la edición de 2021, Mathieu van der Poel lanzó un ataque descomunal en el último sector de grava, Tolfe, que lo llevó a cruzar la meta en solitario. Mientras que la edición de 2022 fue una exhibición del esloveno Tadej Pogačar, quien se marchó en solitario en las rampas del Monte San Marín a falta de 50 km para la meta y logró mantener su ventaja hasta el final.

Estas hazañas demuestran la importancia y el prestigio de la Strade Bianche en el mundo del ciclismo, convirtiéndola en una de las competiciones más emocionantes y desafiantes del calendario. La belleza de los paisajes toscanos y el ambiente apasionado de los seguidores hacen de esta carrera una experiencia única para los ciclistas y los espectadores. Sin duda, la Strade Bianche ha logrado forjarse un lugar como una de las pruebas más destacadas del ciclismo mundial.

En resumen, la Strade Bianche es una competición única que combina la belleza de los paisajes toscanos con la exigencia y emoción del ciclismo de élite. A lo largo de su corta historia, ha logrado ganarse un lugar destacado en el mundo del ciclismo, atrayendo a los mejores corredores y ofreciendo espectáculo y emoción a los aficionados. Sin duda, la Strade Bianche seguirá siendo una de las competiciones más codiciadas y emocionantes en el calendario ciclista.